• Crónicas del Río Blanco
11 Comentarios

El 15 de Setiembre 2010 comenzó la temporada de pesca habilitada para nuestros queridos, y ahora mejor cuidados, ríos sanjuaninos y preparamos una subida al Blanco. Eran muchos los interesados en viajar, pero esta vez había alguien especial que quería comenzar a pescar “un río de verdad”, su edad ya lo acreditaba a poder acceder a esta experiencia nueva. Ignacio, mi hijo de 8 años asistió a la clínica  que dictó  “Tornillo” hace  poco en San Juan y se quedó  muy enganchado en el tema , ya practicaba  sus primeros  cast en el pasto , pero ahora quería ponerlos en práctica en el rió, entonces preparé todo lo necesario y le dije “Igna nos vamos al Río Blanco  este fin de semana”, ni decir como contaba  los días y luego la horas que faltaban para emprender este, su primer viaje y poner a prueba sus conocimientos de Fly Cast . Juntos organizamos todo lo necesario y atamos algunas moscas de refuerzo para completar las cajas. En esta oportunidad  mi eterno compañero de pesca Aurelio Turco Alé, no pudo acompañarnos, pero si  fue mi colega y amigo Leandro (Liyo) Flaquer, también viajaron con nosotros Fede y Sergio Noguera y una banda de amigos.

Hicimos base de campamento en el refugio de «Las Amarillas», preparamos todo para instalarnos por dos días. Sergio  preparó unas exquisitas papas fritas al disco, luego campeonato de truco, donde la dupla de veterinarios Quique y Liyo “pasearon” a todos los que se sentaron adelante .

Sábado por la mañana, desayuno, vestimenta y al río. El viento nos jugaba una mala pasada que impedía poner la mosca justo ahí donde yo quería, pero debido al sorprendente escaso volumen de agua que traía el blanco nos arreglábamos para pescar igual. Caminamos bastante probando y buscando un lugar apropiado para que Ignacio pudiera estar en un lugar seguro y poder castear. Hasta el momento Leandro y yo solo habíamos podido pinchar una cada uno, en un determinado pozón até una Prince en el tipet, e Igna comenzó con sus primeros intentos, luego de algunas correcciones del obsesivo padre, logramos pinchar una pero preguntó ¿la saque yo o vos? le dije que juntos, un beso a la arco iris y de vuelta al agua. Minutos mas tarde casteaba solo cuando gritó “Otra  papi!!!! Y solo!!!!”, su cara era indescriptible, una mezcla de euforia y alegría se apoderó de él, y yo no sabia si ayudarlo, abrazarlo o que? Juntos le sacamos la mosca, beso y al río. Nos quedamos mirándonos y nos fundimos en un gran abrazo y para que mentirles, las lagrimas me invadieron y pudieron mas que yo…, ese momento con el que había soñado desde que Ignacio nació, había llegado. Y la  foto?? Tanta euforia, nos olvidamos la foto de ese momento.

Seguimos pescando y luego pinchó, otra y otra hasta llegar a cuatro en toda la tarde, y como el aclara «SOLO».

Ignacio capturando su primer trucha "solo"

El resto del día caminó a la par mía el rió sin quejarse y se comportó como uno mas del campamento, a la noche punta de espalda a la llama asada por Sergio y luego a dormir. Al otro día, pescamos bien toda la mañana , almorzamos bifes a la criolla, mientras nos visitó la gente de medio ambiente, pidieron los correspondientes permisos de pesca, entraron  al refugio y revisaron las conservadoras para ver si estaba todo bien. Una vez controlado todo nos recordaron leer bien la reglamentación vigente y que al otro día nos volverían a controlar.

Por la tarde Ignacio pinchó un par de arco iris mas y nosotros también pescamos muy bien. El promedio son de unos 30 a 35 cm, con alguna que otra sorpresa, en mejor estado nutricional que otros años y con una vigorosidad admirable.

Por la tarde noche emprendimos el regreso, con la satisfacción de haber pasado un excelente fin de semana, y lo mejor de todo, que ya no tendría que buscar quien me  acompañe a pescar, acababa de encontrar a mi nuevo compañero de pesca Ignacio…..

Sepan disculpar tantas babas, pero quienes sean padres seguro me comprenderán.

SEGUNDA SUBIDA

Posterior a tan linda experiencia, invité a pescar a Andrés Pato Patricelli (mi profe de cardiología) de Capital Federal y se vino con otros dos colegas Andrés Álvarez y Carlos Ligthtowler (The teacher), comenzamos esta vez  pescando a la subida el Río San Juan, el Viernes 8 de octubre, paramos en dos lugares de este  hermoso río con resultados inmediatos ya que el agua estaba todavía con la suficiente claridad para poder pescarlo, los tamaños fueron promedio 30 cm, todas arcoíris. Luego de almorzar pescamos la zona de Km 112 con idénticos resultados hasta que el viento nos corrió.

Hicimos noche en una cabaña de Barreal y el Sábado temprano preparamos todo para  subir, el camino esta en muy malas condiciones (serrucho), y el río de los Patos  venía muy turbio, lo que desechó la idea anterior de pescarlo. Cuando llegamos a la junta con la gran incertidumbre de cómo vendría el blanco, por suerte lo vimos y que alegría, venía claro!! Salvo que el volúmen de agua era menor aún que la vez  anterior.

Quique con una de las sorpresas del Blanco

Comenzamos pescando una zona previa a la subida de la picada, la escasa cantidad de agua modificó la habitual anatomía de este río, permitiendo pescar zonas que normalmente se hacen difíciles de acceder permitiendo esto trabajar con equipos livianos #3 y #4. Las condiciones eran ideales para pescar con ninfas chicas que hicieron la delicia de “Pato” hasta en algunos sectores pescó con secas!!!

Los resultados de los dos días fueron muy buenos, se mantenía el promedio de 35 cm. con alguna sorpresa cada tanto, los pequeños stremers colores gris o marrón fueron muy efectivos y ninfas de stone y myfly. La tarde del Domingo nos mostró un rio mas turbio por algunas lluvias en la parte alta, lo que complicó también poder pescar el san Juan a la bajada.

Una trucha promedio del Blanco

Mis colegas se fueron muy conformes y sorprendidos del río que teníamos y sugirieron que porqué no era “solo exclusivo de pesca  con mosca”, ante un desagradable encuentro con «DEPREDADORES» de Mendoza que por suerte a la bajada los atajó la gante de Medio Ambiente con el consiguiente decomiso de todo lo que llevaban y el acta correspondiente ante el juzgado. Lástima que el daño ya estaba hecho, esperando que el juez sea lo más duro posible para que estas situaciones no se repitan y permitan, poder hacer mas campañas de PREVENCIÓN que de decomisos.

Nota: Quique Morales Janavel | Foto: Quique Janavel, Teacher Lightowler
 

Categorias

Etiquetas:

11 Comentarios para Crónicas del Río Blanco