Río San Juan

Afluentes, Trayecto, Caudal

El río San Juan nace en el Oeste de la provincia, más exactamente en el sector medio - este del valle principal del departamento Calingasta. Se origina en la confluencia de los ríos Castaño (afluente norte) y Los Patos (afluente sur) a la altura del kilómetro 128 de la ruta provincial Nº412.

Es el colector final de una amplísima cuenca alimentada por el deshielo de nevadas y glaciares de la cordillera de los Andes, la que abarca una superficie aproximada a los 38.462 km2.

Las crecidas son graduales y ascendentes desde el mes de septiembre y hasta finales de diciembre, cuando comienza un lento descenso de caudales y el nivel de sedimentos, permitiendo en este río condiciones de pesca aceptables a partir del mes de abril.

El sistema conformado por los ríos Blanco y Los Patos integra casi el 70% de su caudal y -en orden al interés pesqueril aquí tratado- es esta cuenca aportante la que define el comportamiento y carácter del río San Juan.

Este posee un caudal medio de 60 m3/seg., con mínimos registrados en torno a los 20 m3/s y máximos históricos de hasta 800 m3/s, exceptuando la crecida provocada por el aluvión producido en el año 2006 por la laguna del cerro Estrella, en el río Santa Cruz, que elevó el caudal a 1200 m3/s en forma intempestiva y por un lapso breve.

El río San Juan discurre hacia el este por una profunda quebrada que se desarrolla en bolsones, llanuras, laderas montañosas y piedemontes, entre las sierras de El Tigre y El Tontal, torciendo hacia el sur al flanquear la sierra de La Dehesa en la precordillera provincial.

En este recorrido, predomina el clima seco y cálido, con precipitaciones principalmente estivales y de carácter torrencial.

Tras sesenta kilómetros de trayecto desde su nacimiento, encuentra su primera barrera en la presa de Caracoles. Esta obra lo embalsa en un tramo aproximado de 17 km. A escasa distancia de su murallón, el San Juan vuelve a toparse con una barrera antrópica: el dique de Punta Negra. A partir de allí, es dividido en un curso canalizado que alimenta la usina de Ullum y un brazo somero que llega hasta el dique homónimo. Luego de este vaso, se vuelca casi en su totalidad al sistema de riego del valle de Tulum, salvo los excedentes veraniegos, los cuales suelen llegar a las lagunas de Guanacache, aportando a la cuenca del río Desaguadero.

Para el pescador, el sector de mayor interés se encuentra situado entre el punto de nacimiento en el paraje La Junta de Castaño - Los Patos (una de las tantas "juntas" que el visitante encontrará al recorrer la geografía sanjuanina) y el embalse de Punta Negra, si bien en la actualidad, el río solamente es accesible con vehículos comunes hasta unos cinco kilómetros aguas arriba de la presa de Caracoles.

Ampliar Minimizar Menu

En ciertos puntos el río se abre en brazos menores.

Fauna, flora, fauna acuática y entomológica

Las condiciones del clima determinan que el suelo ribereño tenga escaso desarrollo, presentando vegetación arbustiva con predominio de jarillas (Larrea divaricata, L. cuneifolia y L. nitida), chilcas, pájaros bobos, algarrobos (Prosopis spp.) y sauces criollos (Salix humboltiana).

La fauna terrestre se compone principalmente de guanacos, zorros (Dusycion spp.), zorrinos, gato montés, pumas, coipos y ratones.

Aunque es factible el avistamiento de reptiles, en la mayoría de los casos suele tratarse de pequeños lagartos y culebras. No se han reportado accidentes con ofidios y en virtud de la temperatura de la época en que los pescadores suelen recorrer las márgenes, no es probable encontrar serpientes.

La fauna acuática cuenta con especies autóctonas e introducidas. Entre las primeras, es común la presencia de Percas (Percichtys spp); Bagres de torrente (Hatcheria macraei); Bagre pintado (Tricomycterus areolatus); Bagre otuno o aterciopelado (Diplomystes viedmensis) y Cangrejo de río o pancora (Aegla sp.).

También se encuentran presentes algunas especies menores como la Mojarra plateada (Cheyrodon interruptus); Madrecita del agua (Jenynsia lineata) y la Mojarra marrón, criolla o tosquerito (Cnesterodon decenmaculatus).

En cuanto a especies introducidas, en todos los casos se trata de salmónidos, con neto predominio de la Trucha Arco Iris (Oncorhynchus mykiss) y escasos ejemplares de Trucha Marrón (Salmo fario).

La fauna entomológica presenta comunidades más o menos abundantes de odonatos (dragon y damsel), tricópteros (caddis), lepidópteros (mariposas nocturnas), efímeras (mayfly) y ortópteros (hoppers).

Ampliar Minimizar Menu

Cortaderas a orillas del río.

Equipamiento, técnicas

A lo largo de la época del año en que el río presenta condiciones pescables (Abril - Septiembre), brinda oportunidades para todas las técnicas posibles de pesca con mosca, pero con neta supremacía del streamer.

Se trata de un curso del tipo "freestone" con pendiente pronunciada, conformado por correderas potentes, breves "runs" y pozones profundos. En ciertos sectores corre en un brazo único con anchos que rondan los 30 metros, mientras que en tramos más lentos se abre formando brazos e islas, con atractivos volcaderos y juntas de corriente.

El pescador deberá ajustar sus técnicas a las demandas del sector elegido.

Para el caso de pescar tramos donde el río corre "entero" se recomienda el uso de líneas y moscas adaptadas a un trabajo más pesado, y una estrategia más insistente en los grandes pools y correderas. Es decir, "trabajar" el punto de pesca con prolijidad y paciencia, sin excesiva intromisión en el ámbito, dejándolo reposar unos quince minutos antes de hacer un par de pasadas más. Entre una pasada y otra, se sugiere generar algún cambio en la táctica, como puede ser el empleo de un artificial diferente o una cadencia de recuperación distinta.

En el caso de escoger un tramo de curso disperso, las costuras de agua y brazos lentos constituyen los sectores más apropiados para los intentos del pescador, pero a la vez donde mayor impacto causa la presencia humana o la captura de un ejemplar. Por ello, no se recomienda ser reiterativo en la acción de pesca en estos lugares. Asimismo, la estrategia del pescador deberá ser en extremo cuidadosa, evitando evidenciar su presencia a los sentidos del pez, esto es: ser silencioso al moverse dentro del agua, no levantar limo del fondo, no proyectar la sombra ni la figura sobre el lugar a pescar, etc.

En función de lo descripto, resulta aconsejable abordarlo con cañas de acción de punta en potencias #6 ó #7, reels con amplio registro de freno y líneas del tipo sink tip o punta de hundimiento de 24 pies en grados IV al VI, adicionadas con leaders cortos (hasta 1,50 m.) y tippets no menores al 2 X, habida cuenta del rudo trabajo a que lo someten las moscas lastradas necesarias para pescarlo.

Los artificiales de mayor rendimiento son las imitaciones de bagres en anzuelos del #2 al #8 y en tonos naturales, olivas y negros. También brindan buenos resultados las BH Wooly buggers en marrón, oliva, negro y negro con cuerpo amarillo, con y sin patas de goma. Se han reportado algunas buenas capturas con imitaciones de pancoras y alevinos.

Sin perjuicio de lo recomendado, cuando se dan las condiciones adecuadas de caudal, claridad y temperatura, se pueden emplear con éxito equipos más livianos armados con línea de flote y moscas secas tradicionales y también atractoras; así como ninfas clásicas como Prince, Hare's Ear, Red Fox Squirrel, Montana y Stoneflies, entre otras, en tamaños variados pero con predominio de anzuelos #8 y #10.

Ampliar Minimizar Menu

Recomendamos cañas #6 o #7.

Accesos

Pesquerilmente, el sector más atractivo del río San Juan es -justamente- el más accesible. Si tomamos como punto de partida el nacimiento del río en Las Juntas, aguas abajo el tramo llega hasta el km. 78 de la antigua ruta 12, en las cercanías de la pequeña capilla de la Virgen de Andacollo.

En todo este trayecto el río es bordeado por ruta pavimentada en regulares condiciones, presentando numerosos accesos -algunos más visibles que otros- a lo largo del curso. Entre los más conocidos: la antigua pasarela de Las Juntas (km.128); la arboleda del km.120; la planta sulfatera de IMSA -hoy abandonada- en el km.114; Alto de Los Ratones (km.101); un antiguo camino de obra que bordea el río entre los km.100 y 94; el Puente Ing. Suárez; el puesto de Pachaco (km.89) y el puesto abandonado del km.86. Aguas abajo del último punto nombrado, existen algunas otras bajadas sólo accesibles a pie y que demandan una exigente trepada al regreso.

Menu

La ruta va bordeando el río

Temporada - Reglamento

Como en la mayoría de los ríos cuyanos, debemos diferenciar lo que se denomina "temporada de pesca" de "temporada pescable".

Actualmente, la reglamentación establece que desde el 15 de septiembre al 15 de Abril de cada año, los aficionados pueden capturar y sacrificar una trucha por pescador y por día, en tanto el resto del año, las posibilidades se remiten a la devolución obligatoria, siempre hablando de pesca con artificiales de un solo anzuelo.

Como colector principal de la cuenca, el río San Juan evidencia como ningún otro el enturbiamiento producido por los deshielos estivales, agravado en ocasiones por las torrenciales lluvias veraniegas, tornándolo absolutamente impescable con métodos deportivos. Este fenómeno abarca los meses de Septiembre a Marzo inclusive en la mayoría de los ciclos hídricos.

Es fácil deducir que si se vedara durante las épocas de migración, apareamiento, desove y post desove, el río San Juan no podría ser jamás un destino de pesca.

Es por ello que la normativa ha contemplado con muy buen tino la posibilidad de practicar la pesca en el período de claridad del río, el cual comprende los meses invernales.

Aún cuando pueda suponerse una afectación perjudicial del ciclo de apareamiento y desove de los salmónidos, no deben perderse de vista algunos factores que minimizan este daño, a saber:

  • Las truchas de todos los ríos sanjuaninos y de éste en particular muestran una fuerte tendencia migratoria, verificable por la diferencia de densidad de peces que se percibe entre los relevamientos de otoño y la de los meses invernales.
  • La mayor parte de los peces literalmente "desaparecen" del río al aproximarse el invierno, notándose una mayor concentración de éstos en la desembocadura de los afluentes (Castaño, Calingasta, Blanco) en épocas puntuales.
  • Una vez asentadas las temperaturas invernales, resulta complejo "mover" a los ejemplares que se permanecieron o regresaron al río, para que se tienten a tomar las moscas.
  • La pesca en este período se permite solamente bajo la modalidad de "captura y devolución obligatoria".

Sin perjuicio de lo mencionado, no debe perderse de vista que los salmónidos -única especie cuya captura está permitida en este río- han sido sembrados con fines de esparcimiento, por lo que, sosteniendo como premisas el control estricto y el uso sustentable, tendiente a la mejora de la calidad y el asilvestramiento de las truchas, es viable una regulación como la que se aplica en este caso.

Ampliar Minimizar Menu

"La Junta" con la cordillera de fondo.

Recomendaciones

Epoca de pesca - permisos

El período de pesca más recomendable para el río San Juan es a partir de su aclaramiento, el que habitualmente ocurre a fines del mes de marzo, y se extiende hasta mediados de junio, en que se hacen más notables los efectos del frío en el metabolismo de los peces. No obstante, los pescadores más perseverantes pueden obtener capturas -aunque más raleadas- durante julio y agosto.

Los permisos de pesca pueden adquirirse en la Subsecretaría de Medio Ambiente de San Juan (3º piso del Centro Cívico) de lunes a viernes, en horario administrativo. También en los comercios del rubro habilitados a tal fin. Para los pescadores que acceden desde la vecina provincia de Mendoza, puede resultar más sencillo hacerlo en Cabañas Kummel, en la localidad de Barreal, departamento Calingasta.

Rutas y alojamiento

Para llegar hasta el río San Juan desde la capital provincial debe partirse por la Ruta Nacional Nº40 hacia el norte hasta el empalme de Talacasto, con sentido oeste e internándose en la quebrada homónima hasta el desvío a la izquierda hacia Calingasta, en la rotonda de Quebrada de los Gauchos. Por ésta ruta se transitan 56 km. con fuertes pendientes, por lo que se recomienda suma prudencia al conducir. Por ésta se arriba al Puente Ingeniero Suárez, donde se conecta con la antigua ruta 12, lindera al río. Si se transita hacia la izquierda, nos conduce al antiguo puesto de Pachaco, en tanto hacia la derecha nos llevará bordeando el río hasta Las Juntas por un camino en extremo sinuoso y pintoresco.

Hasta puente Suárez -primer contacto con el río- la distancia desde San Juan es de aproximadamente 134 Km. de pavimento en buen estado.

Debe tenerse encuenta que los puntos de aprovisionamiento y alojamiento más cercanos se encuentran en la ciudad de San Juan o directamente en la villa de Calingasta. Con excepción de estos centros poblados, la posibilidad de pernoctar se reduce al acampe ribereño.

Insectos

En épocas veraniegas o coincidentes con los vientos zonda de primavera y otoño, es marcada la presencia de tábanos y jejenes, los que importunarán al pescador que no esté protegido convenientemente. Se sugiere aprovisionarse de repelente para insectos, guantes y pañuelos que cubran manos, cara y cuello. También debe evitarse el uso de camisas manga corta y bermudas o mallas. Para las personas alérgicas a las picaduras de insectos, no es aconsejable concurrir al río en dicha época.

Vadeo

El río San Juan presenta en la mayor parte su curso una pronunciada pendiente y fondo de grava muy resbaladizo. Su caudal es potente y en general no permite su vadeo de orilla a orilla. Asimismo, en época invernal, la temperatura de las aguas desciende por debajo de los diez grados. Por todo ello, se impone el uso de waders y zapatos de vadeo en buenas condiciones, sin perjuicio de lo cual recomendamos:

Jamás intente vadear el río en solitario, sin un compañero que conozca el curso, y que lo vigile o acompañe mientras atraviesa el cauce.

  • En tanto le sea posible, efectúe los vadeos acompañado por un guía habituado al ámbito.
  • Nunca vadee con zapatillas o descalzo, no tendrá sustento alguno en el cual afirmarse.
  • Para quien no esté familiarizado con las técnicas de vadeo, colóquese un salvavidas y evite introducirse al agua más arriba de la altura de las rodillas.
Volver arriba